¡Toda la magia en la cocina!

Todo el mundo sabe lo mucho que me gusta comer. Ulises lo entendió en cuanto pisé Casa Sesemann, por eso nos prepara siempre comidas sanas y deliciosas! Por no hablar de las meriendas, ¡nada mejor que uno de sus pastelitos para después de las clases con la Señorita Rottermeier!

Mis colores para estar de buen humor

¿Los colores dan alegría? ¡Claro que sí! Os puedo confirmar que, a mí, los colores me ayudan en esos momentos en los que me siento un poco apagada. Entonces, lo que hago es imaginarme un grande arcoíris y escoger ropa y maquillaje de los colores que más me puedan alegrar el día.